los trapos sucios se lavan en casa

(HAZ CLICK EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MEJOR)

 

Las mujeres usamos una gran cantidad de objetos que guardamos en secreto porque su uso y significado hacen parte de un mundo que no compartimos con cualquiera. Este proyecto quiere sacar a la luz esos elementos que el mundo femenino esconde. 

Hablé con diferentes mujeres de distintas edades, ciudades y culturas, y a cada una le pedí que me donara algún objeto privado que representara su feminidad. Por ejemplo, una joven de 15 años y sus tacones brillantes, una abuela llanera de 70 y su sostenedor, una mujer de 34 y su vibrador, una afroamericana y sus extensiones de pelo; llegando así a recolectar unos 40 objetos completamente secretos. 

Luego, para la instalación, colgué estos objetos en cuerdas para secar ropa, como cuando alguien extiende sus sabanas limpias, pero en vez de extender aquel objeto visible y apto para todos extendí ese objeto que a la vista de todas esas otras personas que no son testigos cotidianos de esta privacidad genera rechazo y evasión.